Estrategia pedagógica

La estrategia pedagógica por la cual ha optado la INSTITUCIÓN EDUCATIVA SAN JUAN DE LOS ANDES, es una metodología de promoción del pensamiento, las habilidades y los valores, basada en los procesos de investigación y asimilación conceptual como lo sugieren el constructivismo de Piaget, la educación problematizadora de Freire, la educación liberadora y evangelizadora de Medellín y Puebla, y las innovaciones de la Ley 115 Y 715; en contraste con el aprendizaje “bancario” que reproduce nociones pero no ayuda a resolver problemas específicos.

Dentro de esta estrategia están incluidos los alumnos con N.E.E.; pero partiendo del principio de respeto por la diferencia que se plantea en el presente documento, es necesario tener en cuenta que los contenidos de las áreas deben ser modificados para que todos los alumnos puedan acceder a ellos, sin discriminaciones.

Para este fin se explica a continuación el procedimiento que se deberá llevar a cabo para realizar las modificaciones a los contenidos “Adaptaciones Curriculares” las cuales se desarrollarán paulatinamente de acuerdo con los criterios estipulados en el plan gradual de atención educativa para las personas con limitaciones o con capacidades o talentos excepcionales del municipio de Andes.

Para la comprensión de las adaptaciones curriculares es necesario partir de la premisa de que el currículo (contenidos) para los niños con N.E.E. integrados no es diferente al que se imparte para todos los alumnos, sino que es la institución la que deberá diseñar contenidos y metodologías abiertas, libres y flexibles que den respuesta a las diferentes necesidades educativas. Además es necesario tener en cuenta que el proceso de intervención individualizada debe quedar consignada en el P.E.I., en los contenidos y programaciones por nivel y en los proyectos de aula.

Este es el proceso que se llevará a cabo por fases y se realizará de manera conjunta entre Comité Académico y el personal de la UAI. A continuación se describen las etapas que contemplará este proceso.

 FASE #1:  IDENTIFICACIÓN Y VALORACIÓN DE LAS NECESIDADES

Se realiza una evaluación del alumno a partir de su historia personal (valoración de diferentes profesionales, competencia o desempeño en las áreas, estilo de aprendizaje) y de su entorno (escolar y familiar) para determinar las necesidades escolares y orientar el trabajo individual.

 

FASE #2:  ELABORACIÓN DE LA PROPUESTA CURRICULAR INDIVIDUALIZADA

Se determinan los contenidos que se modificarán, de acuerdo al nivel, grado o grupo para que los alumnos logren los objetivos generales. Esta fase contempla dos aspectos:

Adaptaciones curriculares: Modificaciones a la metodología, a las actividades de enseñanza-aprendizaje, objetivos y contenidos. Estas modificaciones hacen referencia a la determinación de tiempos, priorización y eliminación o introducción de algún contenido y/o objetivo; así como la elaboración de criterios específicos de evaluación. La elaboración de estos dos aspectos se deriva en la determinación de quienes requieren intervención individualizada y como ejecutaría ésta.

 

FASE #3:  EVALUACIÓN Y CRITERIOS DE PROMOCIÓN

Se diseñan los procedimientos de evaluación del proceso como de los resultados. La evaluación no es algo que actúe solo en el punto final del currículo, sino que es una parte intrínseca del mismo. Al finalizar el proceso, los responsables del mismo, deberán determinar los criterios de promoción en función de los criterios adoptados en la evaluación y de la conveniencia de permanecer o no en un grupo.

En esta perspectiva, el educador se incorpora al trabajo del alumno, no como quien sabe todo sino como quien construye con él. Sin guía no hay educación. Está implicado aquí todo un horizonte pedagógico que concibe la educación como un desarrollo del joven hacia la autonomía, la libertad, la responsabilidad y el respeto por la diferencia, pero que al mismo tiempo comprende que estos valores sólo se conquistan paso a paso. Veremos entonces, el surgir de las estructuras lógicas en la mente del alumno. Esto es lo que se llama realmente “educación intelectual”, o una “pedagogía conceptual”.

La educación intelectual del hombre está ligada al conocimiento de las cosas así como se presentan y no hay otro camino a la educación que este contacto lógico con la realidad de las cosas. No sumergir al estudiante gradualmente, en el interior de la realidad, es dejarlo girar siempre en la superficie para que se entretenga con noticias y nociones, es condenarlo a una minusvalidez humana, a una superficialidad intelectual que llegará a ser, necesariamente, una superficialidad moral y social.

Pero al mismo tiempo es necesario reconocer que hay diferencias en cuanto a estímulos y ritmos de aprendizaje frente a los cuales es necesario que la metodología del maestro, sea abierta y participativa para acoger en ella a sus alumnos y sus diferencias.

El hacer que el alumno llegue a una clara conciencia de las estructuras lógicas de sus materias de estudio, es un compromiso indeclinable de todo educador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s